Un dólar muy estable

Termina el primer trimestre del año y el dólar sigue muy cerca de donde empezó.  Los 3.000 pesos se han convertido en el gran techo de la divisa. No muy lejos del cierre de los últimos dos años,  3.175 y 3.054, y bastante cerca de donde las encuestas de analistas lo pronostican para los próximos dos, 3.058 y 2.950. En pocas palabras, el mejor reporte del dólar es que hace un buen tiempo no hay nada que reportar.

No obstante, para quienes seguimos al dólar a diario estabilidad no ha significado tranquilidad. Día a día observamos como los eventos más inverosímiles ocurren, donde al final la mejor explicación para que el dólar no cambie no es la carencia de noticias, sino la neutralización de todas las fuerzas que confluyen.

Acá es importante hacer una lista de los temas más importantes que se vienen y evaluar que se necesita para romper el gran equilibrio de la moneda.

Comencemos con la fuerza principal detrás de la revaluación reciente de la moneda. Arabia se ha consolidado como el gran defensor del peso colombiano, cargando sola con el recorte petrolero de estos primeros seis meses pese al incumplimiento de sus socios y la reactivación de la producción en los EEUU. La fecha límite para prolongar el acuerdo es el 25 de mayo. Con recortes adicionales la tasa de cambio se iría a los 2.800 sin ellos 3.300 o más.

Al otro lado de la cancha, en el equipo dólar tenemos este año a la FED y el BanRep jugando con la misma camiseta. Ambos trabajando para que la diferencia entre tasas de interés se cierre. Sin embargo hasta ahora no han podido generar una devaluación sostenida. En cuanto a la FED, el día es el 14 de junio una  reunión en la que las probabilidades de subida de tasas son del 50%. Si suben en esa fecha o confirman que se vienen dos incrementos más, el dólar podría posicionarse por encima de los COP 3.000. Para el BanRep el día es la junta del 28 de abril en donde las presiones para bajar 50 pbs serán altas, ya que será la primera con inflación en el rango del 4%.

Finalmente está el juego político global. Si Trump no logra pasar pronto alguno de sus estímulos es dólar a la baja. Si en las elecciones europeas gana alguno de los partidos separatistas, es dólar al alza. Por el lado de Trump la carrera es tratar de convencer al mercado que se tiene el suficiente poder político para pasar la reforma tributaria antes de mediados de mayo. En cuanto a las elecciones europeas, las dos rondas en Francia son el 23 de abril y el 7 de mayo, las alemanas el 24 de septiembre y si hay elecciones anticipadas en Italia serían en junio.

Dado todo lo anterior no es sorpresa que 70% de los analistas en Colombia proyecten dólar al finalizar el año en un rango cerrado entre 2.800 y 3.100. Muchos elementos inciertos, muchos eventos para poder decir algo más.