Interés cuánto valés

Hay un movimiento muy fuerte en las profundidades del mercado financiero colombiano y mientras la desaceleración económica es una realidad y la indomable inflación sólo una teoría, los economistas colombianos han dado su veredicto: las tasas de interés van a bajar rápido y con suerte, con el paso del tiempo, la inflación se cuidará sola.

Es difícil definir un sólo momento que haya traído esta revelación. Después de un PIB del primer trimestre de 1.1%, la reducción en las proyecciones del BanRep para el 2017 de 2% a 1,8% y las del mismo gobierno un poco más reacio de 2.5% a 2.3%. Llegaron los primeros datos de abril. La industria creció en el mes -6.5%, las ventas al por menor -2.0% y la encuesta de confianza del consumidor de Fedesarrollo, una alarma de incendio que hace meses alertó la desaceleración en el consumo y que venía tratando de recuperar la compostura, se volvió a caer al -16.9%, registrando el segundo peor mayo de la historia.

Ahora, esto no quiere decir que la inflación haya sido controlada. No obstante, la moderación de los precios en mayo de 4.65% a 4,37% y la expectativa de que el próximo año si bajarían al 3.5% (analistas), 3.0% (gobierno) o 3,4% (BanRep), fue suficiente para detonar el siguiente grupo de eventos.

Primero fue el nuevo codirector de la junta del BanRep José Antonio Ocampo, probablemente uno de los perfiles con mayor trayectoria en el país y un abierto defensor de la reducción de tasas, hizo algo que ni la junta ni ningún codirector y ni siquiera el ministro de hacienda había hecho antes: dar su proyección de tasas para fin de año. Y si bien, un sencillo acto más bien habitual en los miembros de la Reserva Federal de los EEUU y una estimación de 6.25% a 5.50%, no muy lejos de las nuevas apreciaciones del mercado. Fueron actos suficientes para que el gerente Juan José Echavarría se anotara con un 5.25% en el tablero y que el ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas, sugiriera que entre más rápido mejor.

Estamos hablando de tres miembros de siete que tiene la junta. Las tasas están a punto de acelerar su descenso.

Ninguna intriga financiera moderna puede terminar sin hablar de los bancos. Y respondiendo a las críticas de que las tasas no han bajado suficientemente rápido, varias instituciones anunciaron reducir tasas hipotecarias del 12% actual a cerca del 9%. Estamos hablando de los mismos niveles del 2014 cuando la tasa BanRep estaba al 4.5%. Un compromiso importante que sugiere que los bancos están dispuestos a cubrir parte de la cuenta de la recuperación económica.

Para terminar, las expectativas es que cuando todo esto termine las tasas del BanRep bajarán al rango 4.5%-5.5%, siendo altamente probable que gran parte de ese viaje se haga en los próximos meses. Y mientras la estabilidad de los bonos se convierte en optimismo en el mercado de acciones (como advertimos en un artículo anterior), todos ustedes tienen algo más que decidir.

Las tasas de interés tan solo bajan una vez cada 4 o 5 años y es probable que estemos a punto de ver en algunos segmentos las más bajas tasas de la historia de Colombia. Piensen en proyectos de largo plazo, refinanciamiento de vivienda, reorganizar créditos y con responsabilidad, aprovechar una de las pocas y más interesantes ventajas de la desaceleración.