Mi nombre es Brent, James Brent

El petróleo comenzó el 2018 con licencia para subir. Primero visitando los USD 70 dólares por barril en enero (peso colombiano a $2.760) y ahora cerca a USD 72 por barril, con nuestra moneda por primera vez en 3 años alcanzando los $2.690.

En este corto artículo vamos a tratar de responder las tres preguntas más importantes cuando un movimiento financiero inesperado pasa. Estas son ¿Por qué? ¿Hasta dónde? y ¿Hasta cuándo?

La primera. Aunque tiene mucho que ver con los recortes OPEP y la recuperación sincronizada de las economías globales, el empuje final al alza ha sido cortesía de las políticas de intervención de los EEUU. En dónde en solo tres meses de arduo trabajo, sobre todo en twitter, Trump se las ha arreglado para iniciar una guerra comercial con China, sancionar a Rusia, intervenir en Siria y amenazar a Irán. Nuestro punto es, si bien la OPEP llevó el petróleo de USD 30 a USD 65 por barril, el resto ha sido gracias a la nueva forma que tiene los EEUU de hacer negocios: trinar primero y preguntar después.

Respecto al segunda tema, cualquier nuevo pronóstico de petróleo de corto plazo se enfrenta al grado de incertidumbre que imprime el alto riesgo geopolítico. Dicho esto, nuestra expectativa es un rango de negociación entre los USD 65 y USD 80 por barril, misiles más misiles menos. En dónde el techo es el precio que Arabia ha estado esperando para realizar la esperada emisión de acciones de la petrolera Saudi Aramco. En términos de peso colombiano esto equivaldría a un rango entre COP 2.850 y COP 2.550.

Finalmente, reiterar que desde nuestra perspectiva esto es un movimiento temporal. Si bien, nadie quiere oír una nueva predicción de petróleo cayendo. Este tipo de subidas desenfrenadas junto a las curvas en los bonos del tesoro aplanándose son típicas de un fin de ciclo económico. No vamos a argumentar que los altos precios van a traer mayor producción en EEUU o que si los riesgos geopolíticos estallan o desparecen ambas cosas son bajistas petróleo (una guerra acabaría con el crecimiento actual). En lugar de eso vamos a recordarles que antes de la recesión del 2001 el petróleo subió de USD 15 a USD 50 por barril antes de caer 50% y en la del 2008, el petróleo subió de USD 100 a USD 150 antes de caer 80%.

Para terminar, sabemos lo difícil que es posicionarse a una eventual caída del petróleo este o el próximo año si antes de eso va a subir mucho más. Por lo tanto, es importante que mientras el Brent este por encima de USD 70 por barril, asumamos que la tendencia al alza es fuerte y solo comencemos a apostar por su debilitamiento (por ejemplo volviendo a comprar dólar) únicamente bien entrado el segundo semestre de este año.